jueves, 31 de enero de 2013

Los tres presidentes de Honduras


Hasta ahora y en tanto no lo cambien los diputados en la cuarta legislatura instalada el 25 de enero del 2013, el régimen político del Estado de Honduras ha sido republicano, ejercido constitucionalmente en teoría por tres poderes complementarios e independientes y sin relaciones de subordinación, cuyo presidente informa de su gestión a cada nueva legislatura.

Empezó el señor presidente del Poder Judicial, diciendo que su informe está enmarcado en los cuatro ejes del plan estratégico 2012: la gestión judicial, el talento humano, la organización administrativa y el contacto con la ciudadanía; teniendo como ejes transversales el respeto a los derechos humanos, a la equidad de género y a la calidad de la gestión; que hubo 123,858 Resoluciones, un aumento de 5,507 en relación al 2011; se redujo la mora de 30,299 en 15,418 expedientes concluidos y 14.881 depurados. De los cuatro magistrados destituidos por el Poder Legislativo el 12 12 12, declaró que conforme al debido proceso está pendiente la resolución que en derecho corresponda, aunque fue notoria la presencia de los cuatro abogados juramentados en sustitución de aquellos, e instalados ya en sus respectivos despachos en la sede de la Corte Suprema de Justicia, como si se tratara de cosa juzgada.

El señor presidente del Ejecutivo habló con humildad, dijo él, del aumento de la inseguridad por estar (Honduras) entre el país que demanda y consume drogas y el que la produce, sin reconocer que ya las producimos; que el crecimiento económico fue del 3.3% y la inflación solo de un 5.4%; repitió lo que ha dicho de las exoneraciones fiscales, pero en ningún momento habló de la insolvencia de la administración pública, ni del déficit fiscal, ni de la exorbitante deuda pública interna y externa. Habló también de concursos para acceder a los empleos públicos, olvidando que hay una Ley de Servicio Civil vigente pero en total olvido, y fustigó a quienes culpan a la clase política de los problemas de la nación, como si los críticos fueran los que gobernaran Honduras.

El señor presidente del Poder Legislativo fue el más optimista, porque al son de una marcha triunfal se mostró orgulloso por la labor legislativa, pues como resultado de ella ya no habrá desempleo, ni déficit fiscal, ni morosos por el abuso del crédito por los tarjeta habientes, ni limitaciones para el desarrollo a la vuelta de la esquina, con las bases para un gobierno ideal en los próximos  cincuenta años, a partir de las nuevas Zonas de Empleo y Desarrollo, antes declaradas inconstitucionales como REDES.

Afuera quedaron sin voz ni dignidad las mujeres, víctimas en su propio día conmemorativo del rechazo y la represión, en contraste de cuando se las invitaba a la legislatura y hasta eran homenajeadas por toda la concurrencia. Ahora ya lo saben ellas y todos nosotros, que vienen cincuenta legislaturas similares, en las que lo pétreo estorba y debe sustituirse por una constitucionalidad plástica; de modo que cada recomendación de la Comisión de la Verdad se vuelva el dictum de una dictadura, y que es mejor que nos vayamos haciendo  a la idea de que la venta del país es la solución de todos los problemas, porque incluso una Corte de lo Constitucional  acabará con cualquier conflicto entre los tres señores presidentes, poco probable con el amén.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada